Entendemos por problema sexual aquella dificultad presente en cualquier etapa del acto sexual (deseo, excitación, orgasmo o resolución) que evita que el individuo o la pareja disfrute de la actividad sexual. La respuesta sexual humana es tremendamente compleja por lo que nos podemos encontrar con un gran espectro de disfunciones asociadas a multitud de causas, que además, normalmente, van a ser diferentes entre hombres y mujeres. Por eso, como en cualquier conducta humana, conviene hacer un análisis preciso de los antecedentes, mantenedores y consecuentes, así como de todas sus dimensiones (fisiológica, cognitiva, conductual, bioquímica, psicosocial…) además de un abordaje profundo de la personalidad para obtener una visión amplia y precisa que nos permita diseñar programas ajustados a las necesidades de cada persona o cada pareja.

Tratamiento de Problemas Sexuales