La infancia, es quizás, la etapa más importante en el desarrollo emocional del ser humano, donde se van a sentar las bases de lo que vamos a ser en el futuro.

En esta etapa el cerebro posee un enorme potencial de aprendizaje, una gran plasticidad neural, a la vez que una gran fragilidad emocional y es por ello lo importante que es para un niño la creación de un espacio donde pueda crecer y desarrollarse de la manera más adecuada.

En muchas ocasiones el trabajo a realizar por el especialista en psicología infantil tiene que centrarse más en los padres y en las dificultades que tienen para abordar esta etapa y ayudar a sus hijos, que en los propios niños.

Problemas más comunes:

    • Problemas de conducta: falta de limites, desobediencia, impulsividad, agresividad, rabietas, celos…
    • Problemas de ansiedad: miedos, fobias, hábitos nerviosos, obsesiones…
    • Falta de control de esfínteres: eneuresis y encopresis.
    • Problemas de alimentación: anorexia, bulimia, mala alimentación en general…
    • Dificultades para dormir: terrores nocturnos, pesadillas, insomnio…
    • Problemas en las relaciones: timidez, inseguridad, falta de habilidades sociales…
    • Altas capacidades/sobredotación
    • Acoso escolar o bullying
    • Trastorno por déficit de atención (TDHA), con o sin hiperactividad.
    • Problemas de aprendizaje (ver referencia en la web)